Logo espaja

Periodismo para que estemos claros

Verifica una noticia aquí:

Whatsapp

Whatsapp

Mensaje

Contacto

Rafael Cadenas aclara que no es suyo el poema que dice "esto que ya no es un país sino una parodia de República Bananera"

Comparte

El propio Premio Cervantes 2022 aclara a EsPaja.com que el texto que corre por Whatsapp y que comienzan así: "Lo que queda aquí, / rodeado por Colombia, Brasil y Guyana / frente a ese hermoso e imponente mar Caribe ./ Esto, / este corral al norte de América del Sur. / Esta republiqueta de vivos, sicarios y malhechores", no es de su autoría. En realidad es un fragmento de "¿Dónde queda Venezuela?" (2014), un poema del merideño Golcar Rojas, que empleó como epígrafe un verso de Cadenas. Rojas también aclaró a nuestro portal la incómoda situación que le ha tocado como autor

A sus 92 años de edad, el poeta Rafael Cadenas se convirtió en el primer autor venezolano de la historia que gana el Premio Cervantes de España. Ocurrió el jueves 10 de noviembre de 2022 y, sin duda, es una de las mejores noticias de este año para Venezuela. 

Al día siguiente, detectamos en EsPaja.com una cadena de texto en grupos de WhatsApp con unos versos que se suelen atribuir a Cadenas (Barquisimeto, 1930), y en los que supuestamente se refiere a Venezuela como "parodia de República Bananera" y "republiqueta de vivos, sicarios y malhechores:

"Lo que queda aquí,/ rodeado por Colombia, Brasil y Guyana/ frente a ese hermoso e imponente mar Caribe./ Esto,/ este corral al norte de América del Sur./ Esta republiqueta de vivos, sicarios y malhechores./ Esto/ que ya no es un país sino una parodia de República Bananera./ Esto no es Venezuela./ Este pozo de plomo y sangre, este luto en gerundio, este llanto que no cesa, no es el país del que nos canta el 'Gloria al Bravo Pueblo'./ Esto, este solar de mansas colas de hambruna/ no es la tierra que parió a héroes independentistas./ Esto no es más que la republica bolivariana de Venezuela. Así con minúsculas . Disminuida y empobrecida, / Ensombrecida, envilecida y triste."

Rafael Cadenas
Premio Cervantes 2022

Es falso que estos versos sean de Rafael Cadenas. El error se ha repetido una y otra vez, incluso en portales tan conocidos como El Mundo de España (nota sobre el premio Cervantes, 10/11/2022, versión original del artículo) y en otros que se especializan en cultura y artes.

El propio Premio Cervantes 2022, Rafael Cadenas, lo aclaró de viva voz en un mensaje que se le solicitó desde EsPaja.com:

"Eso tiene años circulando y yo he tenido que aclarar varias veces que yo no escribí eso, ese no es el estilo mío tampoco, lo que pasó es que el autor (se refiere a Golcar Rojas) puso como epígrafe la frase: "Venezuela me hace falta: Rafael Cadenas" (...) La gente se confundió. He desmentido eso varias veces, ha sido inútil"

El audio completo de Cadenas:

 

El verdadero autor

En realidad los versos corresponden al autor merideño Golcar Rojas, que los publicó en 2014.

Según el propio Rojas (que reside en España y con el que nos comunicamos por mensajes de texto y voz en EsPaja.com), este link de su blog personal es la constancia de la primera vez que el poema original (titulado ¿Dónde queda Venezuela?) se difundió digitalmente.

Probablemente, una de las razones de la reiterada confusión es que, antes de empezar sus propios versos, Golcar Rojas incluye una cita (epígrafe) de Cadenas: «¿Venezuela? Venezuela me hace falta» 

 

Esto dijo Golcar Rojas a EsPaja.com (11/11/2022), e incluyó una nota de voz en la que señala: "Es un karma con el que carga Cadenas y cargo yo":

"Con cada premio (para Cadenas), vuelve el bulo. Y hoy, para remate, El Mundo ha sacado un trabajo sobre el premio de Cadenas y citan parte de mi texto"

 

El poema original de Rojas

En sus declaraciones a EsPaja.com, tanto Cadenas como Rojas se refieren a las esfuerzos inútiles que ha hecho cada uno para aclarar el malentendido. En nuestro portal de verificación, esperamos haber dejado una contribución para que se divulgue la verdad: esos versos no son del Premio Cervantes 2022, tienen su propio autor con otro estilo diferente.

A continuación, publicamos íntegro el poema ¿Dónde queda Venezuela? (2014), atribuido falsamente con frecuencia a Rafael Cadenas, pero que en realidad es del merideño Golcar Rojas:

«¿Venezuela? Venezuela me hace falta».
Rafael Cadenas

 

Si me preguntaran dónde queda Venezuela, tendría que decir que queda en México,  en Miami y otras zonas más internas de Estados Unidos.
Queda en Colombia, en Ecuador, en España.
En Panamá, en Chile,
hasta en los Emiratos Árabes.

Venezuela queda entre cualquier meridiano y paralelo del mundo
a donde se tuvieron que ir a vivir muchos venezolanos de bien en busca de procurarse una mejor calidad de vida.
Persiguiendo un poco de tranquilidad y seguridad,
aunque sea, un poquito de futuro para ellos y los suyos.

Venezuela hoy es un país desperdigado por el mundo.

Donde esté radicado el talento, la inteligencia y el trabajo de los venezolanos que se han ido,
ahí queda Venezuela.

Venezuela está en cada petrolera del mundo que ha visto aumentar su producción y mejorar su actividad
gracias al talento y trabajo de los venezolanos que contrataron.

Venezuela queda donde hay una televisora, un periódico, una radio cuyas programaciones y producciones se han visto mejoradas e incrementadas gracias al trabajo creativo de venezolanos que ayudan a crecer medios libres en otras tierras.
En países que no son el suyo.

Donde las editoriales sacan provecho de la imaginación y capacidad de creación de venezolanos ingeniosos y originales con historias formidables,
muchas veces impregnadas de la nostalgia y la desazón del exilio.
Allí está Venezuela.

Venezuela estará en esos países a donde cada día lleguen venezolanos de bien para entregar en tierras lejanas y extrañas todo su esfuerzo y trabajo para hacer de este mundo un sitio mejor.

Quedará Venezuela donde vayan a vivir todos esos jóvenes que hoy están buscando la mejor manera de irse a una tierra que les ofrezca algo más que un certero tiro,
una ominosa discriminación,
un insulto en cadena.

Lo que queda aquí,
rodeado por  Colombia, Brasil y Guyana,
frente a ese hermoso e imponente Mar Caribe.

Esto,
este corral al norte de la América del Sur.
Esta republiqueta de vivos, sicarios y malhechores.

Esto
que ya no es un país sino una parodia de República Bananera.

Esto
no es Venezuela.

Este pozo de plomo y sangre,
este luto en gerundio,
este llanto que no cesa,
no es el país del que nos canta el Gloria al Bravo Pueblo.

Esto,
este solar de mansas colas de hambruna
no es la tierra que parió a héroes independentistas.

Esto
no es más que la república bolivariana de venezuela.
Así, con minúsculas.
Disminuida y empobrecida.
Ensombrecida, envilecida y triste,
como nos la legó un hombre megalómano que se creyó líder intergaláctico e inmortal.
Un resentido ser
a quien ahora pretenden convertir en deidad.

Golcar Rojas

Comparte

Desinformación en pandemia